Introducimos un nivel superior a los videos anteriores al estar pendientes de la respiración. Los primeros ejercicios para grabar en la memoria neuromuscular o aprender por primera vez, tienen que estar aislados de componentes que dificulten la ejecución. Por ello, optamos en los primeros ejercicios a realizarlos fuera del agua con una goma y guidebow para que el nadador asimile su movimiento. Posteriormente lo transferimos al agua en el momento que podemos asegurar que dicho nadador va a realizarlo correctamente.

A partir de ese momento, comenzamos  a concentrarnos en activar neuromuscularmente las cadenas musculares implicadas y sensibilizar al nadador para un buen agarre y poder propulsarse correctamente, siempre con ayuda de guidebow para no perder la posición del cuerpo.

Cuando todos estos elementos entran en juego, y el nadador tiene asimilado dicho movmiento con ambos brazos, es hora de introducir el siguiente elemento en cuestión, la respiración, que obliga al nadador a saber dominar la posición del cuerpo, a tener que seguir utilizando las cadenas musculares para propulsarse y encima tener que ser consciente de manera obligada la respiración. Pero una vez, que las dos cuestiones anteriores son dominadas, podemos centrar la atención en la respiración para sentir más libertad en el agua y poder nadar sin tuba, de hecho, introducimos ya una posición lateral o rolido que nos permitirá alargar más la brazada y necesitaremos más equilibrio.

Si hiciéramos todo lo anterior desde los primeros ejercicios, estaríamos descuidando lo más básico y no creemos que luego tenga fácil solución, más que adaptar errores de posición y propulsión a la respiración.

Por ello, aconsejamos seguir la proyección de ejercicios mostrados anteriormente en los 11 videos anteriores. 

Os deseamos felices Fiestas, 

El equipo técnico de Guidebow

Deporte: