Cuando realizas un remate sin hacer un buen armado, con el brazo muy estirado, transmites mucha tensión al hombro. Este problema es común en las lesiones que se producen en tenistas y palistas, por lo que es conveniente flexionar el codo y no bajarlo más de 90º, para que cuando se inicia la transmisión de la energía, la tensión se reparta y no sufra dicha articulación, debido al latigazo que se pega con mucha potencia. 

En este ejercicio, preveemos dicha lesión para las personas que estiran mucho y luego no tienen problema en la extensión del brazo, pero que el armado no lo realizan correctamente. Para ello, limitamos Guidebow a 90º para el armado. El jugador debe sentir el click metálico  de forma interna y conocer hasta donde ha llegado, para grabarlo neuromuscularmente y poder reproducirlo y repetirlo. De esta manera, se podrá quitar Guidebow en la misma sesión y transmitir dicha energía correctamente con el armado del brazo correctamente hecho. 

El conseguir cambiar este aspecto en una sola sesión, con el beneficio que conlleva, es para nosotros el mayor de los resultados que buscamos, acelerar el aprendizaje y aumentar la calidad técnica de los deportistas y no por selección natural del deporte.

El equipo técnico de Guidebow.

 

Deporte: