El codo alto es un movimiento complejo en natación y común a los cuatro estilos. Sólo los buenos nadadores saben realizarlo. Quizás hemos descuidado desde la enseñanza este aspecto tan importante y que posibilita una brazada más larga y propulsiva, aportando al cuerpo un mayor recorrido empujando hacia atrás.

Desde nuestra óptica, consideramos importantísimo este aspecto que ha sido y es, un punto de inflexión entre los buenos nadadores o medios y amateur. 

Determinados aspectos de la natación se hace difícil aprenderlos en el agua porque se requiere mucho control del cuerpo y muchos elementos integrados a la vez que tenemos que reproducir, en un medio hostil para el hombre y mil veces más denso que el aire, sin puntos de apoyos naturales. Por ello, optamos a trabajarlo fuera del agua, simulando el movimiento con una goma para crear algo de tensión y realidad a la hora de activar los músculos.

Guidebow es la herramienta de control perfecta para esta estimulación, pues no tenemos que estar pensando en reproducir dicho movimiento cada vez que lo ejecutamos, ya que el el mecanismo que posee, te posibilita la realización del movimiento, centrándonos en la repetición y activación del músculo para grabarlo neuromuscularmente.

Dos aspectos importantes a tener en cuenta:

1. El cuerpo situalo lo más parecido al nado. 

2.El codo tiene que estar mirando hacia el techo y la punta de los dedos hacia el suelo, no dejando caer el codo hacia el lado y la punta de los dedos mirando a la pared.

Una vez hecho esto, haz varias series con las repeticiones suficientes que te permitan sentir el hombro posterior y el descanso adecuado para poder reproducirlo la mayor cantidad posible de veces.

El equipo técnico de Guidebow

Deporte: