El estilo de mariposa tiene la peculiaridad de realizarse con un un movimiento ondulatorio y las piernas realizan un batido simultáneo. Además no hay rolido, por lo que se produce bastante fuerza al hacer el ciclo de brazada. 

A los nadadores principiantes les cuesta mucho nadar a mariposa porque no suelen saber transmitir la energía en el movimiento ondulatorio que se produce desde las piernas a la cabeza. La coordinación del momento en el que se debe propulsar con las piernas, y los brazos, es muy importante que sea adecuado. Si este movimiento o momento de coordinación no es adecuado, la frustración se hace presente en la propulsión y la resistencia hidrodinámica se hace muy presente, de forma que necesitas mucha fuerza para poder propulsarte hasta que se produce un agotamiento tal, que se empiezan a hacer movimientos incorrectos con los brazos y no se transmite la fuerza a los músculos de la espalda.

Trabajar fuera del agua con Guidebow, y luego transferir este trabajo dentro del agua, hará que en una sola sesión consiga más beneficios técnicos que meses de entrenamiento de la forma tradicional.

El equipo técnico de Guidebow.

Deporte: