El segundo ejercicio que proponemos para aprender o perfeccionar una volea eficaz es transferir el gesto aprendido con guidebow a 90º. Dicho esto, se trata de quitarnos Guidebow después de ejercitar una bolas para reproducir el movimiento obligado y que neuromuscularmente seamos capaz de reproducirlos sin esta ayuda.

El cerebro utiliza para el aprendizaje la repetición de los movimientos, de forma que se engrandecen los circuitos neuronales que pilotan dichos movimientos. Si estos movimientos no son controlados, ocurre el efecto contrario, y es arraigar errores que son muy difíciles de quitar. 

Por ello, abogamos por trabajar limpiamente desde el principio con alumnos y estos ejercicios y comprobaréis que el aprendizaje es mucho más acelerado que de la forma tradicional. No perdáis tiempo y perfeccionar movimientos antes difíciles en los más fáciles y disfrutar del pádel.

El equipo técnico de Guidebow.

Deporte: