Una vez que hemos conseguido estabilizar, activar y posicionar adecuadamente al cuerpo para el golpe, debemos empezar a pensar en el armado del golpe de la volea. Guidebow bloqueando el brazo a más de 120º conseguimos un golpe con el brazo bastante estirado. Con ello, no queremos que el golpe se realice así, sino los beneficios que reporta en este momento, porque con esta postura, evitamos que el armado del brazo se lleve atrás y retrasado porque posteriormente corregir este aspecto cuesta mucho. 

El alumno con la postura cambiada y con un armado bien delante, tiene todas las opciones de realizar una volea en posiciones más arriesgadas y con movimientos más bruscos en un juego en movimiento del partido. No hay que olvidar, que esta técnica básica del golpe de volea se debe trabajar sólo así, sino requiere añadir variables más cambiantes y específicas que más adelante introduciremos para subir el nivel de ejecución técnica en alumnos más avanzados.

Sigue este bloque de ejercicios, asimílalos y en un par o tres sesiones estarás preparado para reproducirlo sin guidebow. Esta enseñanza es mucho más sensitiva para el alumno, más motivante y facilita la clase al profesor porque podrá trabajar con varios alumnos a la vez sin la preocupación que cada bola que lanza puede acrecentar el error en el golpe, perdiendo atención y tiempo en la pista para el resto.

Se trata de ganar tiempo, de motivar y facilitar, por supuesto, guidebow suma.

El equipo técnico de Guidebow.

Deporte: