Hemos presentado varios ejercicios de volea de revés. Uno de ellos, bloqueando el brazo en 90º para aprender a utilizar el cuerpo de forma eficaz y hacer al mismo inteligente. Un principiante debe realizar dicho ejercicio con soltura y eficacia para posteriormente quitarse Guidebow y transferir dicho movimiento. Posteriormente, el segundo ejercicio que presentamos en esta ocasión, es dejar extender el brazo para un golpeo con más precisión. La articulación en este caso está más suelta, de forma que la energía se podrá transmitir de forma más específica al golpe. Recordemos que anteriormente el jugador ya debe haber asimilado a mover el cuerpo adecuadamente para la correcta transmisión de energía. 

En esta tesitura, está en disposición de mejorar su feedback interno y propiocepción perfeccionada con un rango de ángulo más estrecho de movimientos, pero que denotaría a nivel inconsciente una perfección técnica para el control del juego. Esta vez, el mecanismo de feedback interno que posee Guidebow entra en juego, tomando protagonismo y avisando al jugador que en el momento que sienta el "CLIK" metálico, es que está flexionando demasiado. Llegará un momento que ponerse Guidebow y quitárselo y no sentir el clic es lo mismo, con la mayor potencialidad de precisión. 

El equipo técnico de Guidebow.

Deporte: