El pasado fin de semana estuvimos presentes en el Congreso Internacional de Piragüismo celebrado en la localidad de Catoira (Pontevedra).

Expusimos dos comunicaciones, una referida a la propuesta a nivel metodológica en el aprendizaje de piragüismo, y la segunda comunicación mostrando un estudio piloto realizado en el que mostramos los resultados cuantitativos cinemáticos en la palada de piragüistas, en la  que se puede comprobar como sólo un minuto de utilización de Guidebow tiene una transferencia directa para el cambio de ángulo a dicho deportista, después sin Guidebow.

Además estuvimos en un stand con un kayak y Canoaergómetro para distintos entrenadores y seleccionadores nacionales de distintos países lo probaran.

Hubo muchísimas pruebas y todo fueron alabanzas y opiniones muy favorables. Ahora empiezan a conocerlo en países como Finlandia, Alemania, Suecia, China, Singapur, Corea del Sur, Francia, Italia, Portugal, Noruega, Hungría, Eslovenia, y algunos países Sudamericanos.

En la metodología de aprendizaje mostrada, contamos como construimos la palada a niños de la edad entre 7 y 10 años en veinte minutos y por primera vez a nivel mundial, exponemos un trabajo en dos vías diferentes, pero paralelas para trabajar con estos niños en iniciación antes de entrar al agua con la piragua. Eliminamos la selección natural en el aprendizaje y minimizamos el impacto emocional negativo de las primeras experiencias de los niños al entrar al agua.

En el siguiente estudio, mostramos cómo en muy poco tiempo se puede transferir un cambio kinestésico de ángulo del codo muy asimilado con Guidebow. Esta posibilidad abre el camino para entender como el cerebro de forma inconsciente puede cambiar el patrón de movimiento deficiente. El deportista puede activar más la cadena muscular cruzada (músculos posteriores de la espalda) y transmitir mejor la energía.

Aunque en los estudios no mostramos nada sobre la canoa, es evidente que existe un comportamiento similar en esta modalidad más específica para el brazo superior, en el que bloqueamos dicho brazo y conseguimos transmitir más información kinestésica al deportista de la que tradicionalmente se puede aportar.

El estudio será posible leerlo al completo, con la publicación del resto del contenido del congreso.

Deporte: