Una vez que establecemos el trabajo de codo alto y el movimiento propulsivo hacia dentro y hacia atrás, seguimos propulsándonos hacia atrás  y hacia fuera para terminar de propulsarnos y sacar el brazo del agua.

La misma dinámica que mostramos en videos anteriores, pero esta vez, incluimos ya algo dinámico como un banco isocinético o unas poleas de gimnasio, para simular la brazada completa. Por fin, estaremos en predisposición de tirarnos al agua a transferir lo que hemos aprendido.

El video muestra también la diferencia abismal que supone trabajar con Guidebow y gomas o  sin él, ya que el control y la estabilidad que aporta Guidebow te aumenta dos escalones el nivel de trabajo técnico. Esta cuestión es importante destacarla, ya que el tiempo de ahorro de aprendizaje se minimiza en numerosas sesiones. 

Además, Guidebow te aporta la posibilidad de hacer una brazada correcta con bajo nivel de nado y sentir la brazada que tendría un nadador avanzado.

Atrévete a probarlo.

El Equipo técnico de Guidebow